10 sitios originales que visitar en Barcelona poco conocidos

Parque Guell en Barcelona.

El turista que llega a Barcelona lo tiene claro sobre lo que la ciudad, con una marcada oferta cultural, de ocio y shopping, le puede ofrecer. Sin embargo, más allá de las compras en boutiques emblemáticas, más allá de la Sagrada Familia y de Las Ramblas o de los eventos y festivales de culto que son referencia hay mucho que ver.

Una oferta de lugares curiosos y muchas veces también con encanto que no pasarían el corte para figurar en un top 10 de los sitios más turísticos de Barcelona pero que seguro que alegrarían una estancia a más de un viajero (sean frikis o no).

Puestos a considerar una decena de esos localizaciones que podríamos considerar como de alterne, para alternar con las visitas tradicionales (no nos confundamos), nos quedaríamos con los de esta corta lista (y explicamos porqué):

– Jardín Botánico de Barcelona. El Botànic está situado en las faldas de Monjuïc y ofrece un recorrido por cinco regiones naturales del mundo con sus escenarios vegetales característicos. Catorce hectáreas para darse una vuelta por lo más verde del planeta sin salir de la Ciudad Condal.

– Museo de Carrozas Fúnebres. Una empresa funeraria de Barcelona ha creado un museo temático sobre transportes fúnebres antiguos. La colección incluye más de una veintena de coches y carruajes, algunos de ellos realmente sorprendentes.

– Hospital de Sant Pau. Se trata de un edificio sanitario construido en estilo modernista a principios del siglo XX. Un diseño original del arquitecto Domènech i Montaner que llama la atención por infinidad de detalles y por sus soluciones constructivas chocantes.

Patrimonio mundial

El edificio es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Tiene visitas guiadas y no hay que perderse su iglesia y sus viejos pabellones para enfermos.

– El Parc de la Creueta del Coll. El parque acoge una serie de obras plásticas de artistas clave del siglo XX. En esta zona verde se puede ver el ‘Totem’ de Ellsworth Kelly o el ‘Elogio del agua’ de Chillida. Pero también se puede disfrutar de un pequeño lago que en verano se convierte en una piscina pública que resulta ideal para padres con niños.

– Las Atarazanas Reales. Están ubicadas al final de Las Ramblas, frente al Monumento a Colón. Se corresponden con los antiguos astilleros reales y su origen hay que encontrarlo en el siglo XIII. También tiene exposiciones temporales que invitan a descubrir.

– CosmoCaixa. Es un museo de la ciencia con fondos tematizados, que se renuevan en parte con bastante regularidad y que ofrece exposiciones temporales muy llamativas. Se trata de un sitio ideal para experimentar y para que los más pequeños disfruten a sus anchas.

– La Torre de Collserola. Es una torre de comunicaciones situada en la parte más alta de la Sierra de Collserola. Lo que merece la pena es su mirador, que ofrece unas soberbias vistas de la capital catalana. El extra de una visita a la torre es recorrer los tramos de senderos que permiten deambular por la sierra y disfrutar de un entorno natural a dos pasos de Barcelona.

– Laberinto de Horta. Es un parque ubicado en el barrio de Horta que tiene un laberinto formado por setos con una única entrada y una sola salida. Perderse en él con niños en días de buen tiempo o en verano es la mejor recomendación.

– Museo del Chocolate. Un espacio expositivo literalmente para chuparse los dedos. El Museu de la Xocolata describe la curiosa historia del cacao y de su producto más popular, el chocolate. Para verlo también con niños.

– Refugios antiaéreos de Barcelona. La ciudad guarda bajo su suelo estructuras laberínticas que se corresponden con los refugios antiaéreos construidos durante la Guerra Civil Española. Dos de ellos se pueden visitar, son los del Refugi 307 y el de la Plaza del Diamante en el barrio de Gracia.

¿Cuál de estas visitas te seduce más?. Barcelona espera tu fascinación.