Conoce Barcelona en dos días

Barcelona, uno de los destinos turísticos imprescindibles de todo viajero. Con una huella histórica y artística de primera categoría, multicultural y moderna, la Ciudad Condal es un balcón al mediterráneo que brinda al visitante una gran oferta de actividades. Porque sabemos que Barcelona no defrauda, os proponemos una ruta de dos días para conocer sus barrios, calles, plazas, jardines, museos y monumentos modernistas. Un itinerario fácil donde hemos escogido los rincones imprescindibles para una escapada exprés a una de las ciudades más interesantes de Europa.

Primer día

Plaza de Cataluña

Comenzamos nuestro recorrido en el mismo centro de Barcelona, la Plaza de Cataluña. Punto de encuentro de barceloneses y turistas que recorren la ciudad en cualquier época del año.  Desde aquí nos dirigimos a la calle más emblemática de toda Barcelona, La Rambla.

Gente paseando en la Rambla de Barcelona con mural de Miró en el suelo

Las Ramblas

Una de las arterias principales de Barcelona. Es un bonito paseo que llega hasta el monumento a Colón, situado en la zona antigua del puerto. A su paso encontramos, la fuente de Canaletas, el emblemático Teatro Liceu, (orgullo de los que viven aquí por tener una sala de conciertos declarada Patrimonio de la Humanidad), o el mercado de abastos más famoso de la ciudad, la Boquería. Donde podemos hacer una pequeña parada para tapear y degustar algunos de sus productos locales. Además, la Rambla destaca por sus kioscos, terrazas, restaurantes, puestos de flores, tiendas y comercios. Un trocito de la efervescente vida cotidiana en esta zona de Barcelona.

El Barrio Gótico

Calles en el barrio Gótico de Barcelona

Desde las Ramblas salen los barrios más antiguos de la ciudad como el Raval, el Born o el Gótico. En este último encontramos restos romanos de lo que fue la ciudad de Barcino. Su mayor esplendor fue en la Edad Media donde se construyeron edificios y palacios de estilo gótico. Lo mejor es perderse entre sus calles estrechas y plazoletas repletas de terrazas y bares de tapeo. Aquí encontramos el barrio judío, la plaza Jaume, la catedral de la Santa Creu i Santa Eulàlia,  la plaza del Rey con su museo de la Historia de la Ciudad y la Basílica Santa María del Pi, de estilo gótico, muy original por su campanario octogonal. Si te apetece subir 54 metros de altura, podrás contemplar una de las mejores vistas de la ciudad. Puedes hacer una parada en el edificio neogótico Casa Martí donde se encuentra el restaurante más bohemio de la ciudad, Els Cuatre Gats.
Por la tarde os proponemos la visita a los dos templos más famosos de Barcelona y al recinto modernista más grande de Europa.

La Sagrada Familia

Fachada de La Sagrada Familia en Barcelona

Pasamos la Avenida de Diagonal y encontramos uno de los mayores representantes del modernismo catalán. Esta basílica católica, que comenzó su construcción Antoni Gaudí en 1882, está dedicada al Nacimiento, Pasión y Gloria de Jesús en sus fachadas principales. Cuando se termine el monumento se calcula que habrá 18 torres alzadas. Un templo majestuoso y original que no encontramos otro parecido en ningún lugar del mundo. Para visitar la Sagrada Familia se recomienda sacar las entradas con antelación porque hay un cupo limitado por día, además evitarás las colas que se forman a la entrada.

La Basílica de Santa María del Mar

Fachada de la BAsílica de Sata María de Mar en Barcelona

Situada en el barrio de El Born, entre La Barceloneta y Vía Laietana, se alza esta iglesia medieval de estilo gótico catalán. Destaca en su interior el altar mayor, la cripta, sus vidrieras y el rosetón. En ella se inspiró el autor de la obra La Catedral del Mar.

Hospital Modernista de Sant Pau

Pabellón del hospital modernista de San Pau en Barcelona

Muy cerca de la Sagrada Familia se encuentra el hospital de la Santa Creu i Sant Pau, de principios del siglo XX. Es el recinto modernista más grande de Europa y su construcción se debe al arquitecto Lluís Domènech i Montaner y a su hijo. Este monumento que fue hospital médico, está declarado Patrimonio de la Humanidad. Su visita te puede llevar más de dos horas porque dentro hay exposiciones para conocer la historia del hospital hace 100 años.

Segundo día

Passeig de Gracia y sus edificios modernistas

Fachada del edificio modernista La Pedrera o Casa Mila

Partimos nuestra segunda jornada en el barrio de Gracia. En la parte alta encontramos un maravilloso edificio modernista de principios del siglo XX, La Pedrera o la Casa Milá. Otra de las obras del genial arquitecto Gaudí, donde destacan los elementos de la naturaleza y sus famosas chimeneas de cerámica situadas en la terraza. Desde aquí se pueden contemplar unas bonitas vistas de la ciudad.  Después de estar muchos años cerrada y abandonada, la Pedrera fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1984. A partir de 1996 abre al público como un centro cultural de referencia en Barcelona, que acoge exposiciones y conciertos en su bonita azotea. Si quieres visitarlo, acércate a primera hora de la mañana para evitar las colas o reserva tus entradas con tiempo.

Desde el paseo de Gracia hacia la plaza de Cataluña encontrarás otro de los monumentos más espectaculares de la ciudad, Casa Batlló. Una de las joyas del modernismo catalán, también es un edificio Patrimonio de la Humanidad, y otro de los más visitados de la Ciudad Condal. Al lado se encuentra la fachada de la Casa Amatller, la Casa Mulleras y la de Lleó i Morera, del arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner. Otros edificios en esta avenida son el Palau Malagrida, la Casa de Bonaventura Ferrer y el Palau Robert.

Por la tarde acércate a la parte alta de Barcelona porque no puedes perderte la obra maestra de Gaudí.

Vistas del parque Güell en Barcelona

Park Güell

Es un parque público y uno de los más bonitos del mundo. La singularidad artística, cultural y arquitectónica del parque Güell fue reconocida por la UNESCO y es Patrimonio de la Humanidad desde 1984. Para acceder a la parte monumental hay que pagar entrada. Aquí encontrarás esculturas, fuentes, jardines, escaleras y edificios inspirados en la naturaleza, con formas onduladas. Te recomendamos que te pierdas entre sus caminos, te asomes a su mirador en la Plaza de la Naturaleza y te sientes a descansar entre sus bonitos mosaicos. El resto del parque es libre y gratuito.

Son dos días intensos que seguramente se queden cortos para conocer a fondo esta impresionante ciudad que mira al mar. Tómatelo como un primer contacto para volver de nuevo a Barcelona. Seguro que hay muchos museos y rincones que te has dejado en el camino.

Aparcar gratis en Barcelona

Barcelona es una ciudad muy interesante y con muchas cosas para visitar, un destino turístico elegido por personas de todo el mundo. Al ser una ciudad importante, los turistas y locales prefieren moverse en transporte público, bicicleta, motos y otros medios de transporte, ya que es un destino en el que usar el auto para recorrer, resulta más complicado.

No sólo por el tránsito del que padecen muchas grandes ciudades, sino que conseguir parking de cualquier tipo en la capital catalana es una tarea muy difícil, pero no imposible. En la ciudad hay opciones de aparcamiento pagos, de bajo presupuesto y también zonas determinadas en donde podrás aparcar de forma gratuita.

Debes estar atento a estacionar en los lugares permitidos y conocer todas las normas de la ciudad para evitar problemas y poder disfrutar al máximo tus día de turismo. En esta guía te contaremos sobre las zonas en los alrededores del centro de Barcelona en donde puedes dejar tu coche en la calle, sin pagar, y así ahorrar un poco en los gastos del viaje tanto en el parking como por las tan temidas multas.

Aparca gratis en la zona universitaria

La mayoría de las zonas que ofrecen parking gratuito en la ciudad son en la periferia de la ciudad, una de las más conocidas es la zona universitaria, donde comienza la famosa Avenida Diagonal. Esta zona está alejada del centro, por lo que tiene espacios de aparcamiento gratuitos, pensado para los estudiantes que van a las clases todos los días.

Esto genera que sea un sitio muy concurrido en la semana, sobretodo en horarios de clases, y puede que sea difícil que encuentres lugares libres para estacionar. Además, es una de las zonas más utilizadas para aparcar gratis, dada su gran conexión con el centro mediante buses o metro, por lo que tienes mucha competencia.

Opta por el barrio de Poble Sec

Otra zona de las periferias de Barcelona, en donde encontrarás mucho espacio para aparcar gratis. Ten en cuenta de verificar que sea una zona segura, ya que es un barrio alejado y puede haber calles más inseguras que otras.

Este barrio se encuentra muy cerca de la ciudad vieja, hasta puedes llegar caminando, y hay una gran cantidad de buses y metros que lo conectan con todos los rincones turísticos de Barcelona.

Consigue parking en Pedrables

Esta es una zona mucho más segura, que también está alejada de la ciudad, pero en la parte alta. Este barrio es ideal si quieres moverte por esa zona y conocer un bonito barrio famoso por sus elegantes calles y jardines. Además, cuentas con el metro y una gran línea de buses que recorrer, a través de Avenida Diagonal, toda la ciudad de punta a punta.

Busca en La Sagrera

Una zona muy bien conectada y a sólo tres kilómetros de la famosa Sagrada Familia, con estaciones de metro que te llevan a cualquier punto de la ciudad. Es una buena opción si quieres desplazarte por esa zona y tener el auto un poco más cerca.

Parking gratuito en Montjüic

El barrio de Montjüic se encuentra situado al pie de la montaña del mismo nombre, al lado de Plaza España, y se encuentra muy conectado con distintos puntos de la ciudad mediante el transporte público. En esa zona también puedes encontrar muchos museos y puntos turísticos para visitar.

Al ser una zona alejada y tranquila, puedes encontrar calles en las que es seguro aparcar y también puedes optar por el parking gratuito del Museo Arqueológico de Catalunya (MAC), muy cerca de las líneas de metro y distintas paradas de autobuses.

Deja tu coche en las playas de Barcelona

Sobretodo en verano, la capital catalana es ideal para visitar sus playas y disfrutarlas, pero puede que por eso te resulte muy difícil encontrar parking gratuito cerca de ellas, ya que suelen llenarse de gente. Lo mejor es buscar cerca de Mar Bella o la Ronda del Litoral, en donde es más probable que encuentres algún hueco para estacionar.

Esta zona es ideal si quieres visitar la playa, moverte por la ciudad vieja y pasear por el Parc de la Ciutadella, muy famoso en la ciudad.

Parking en los barrios de Vall d’Hebrón y Guinardó

Son dos barrios residenciales en la parte alta de la ciudad, por lo que tienen mucho espacio para aparcar gratis en sus calles, aunque están alejados y deberás moverte en transporte público para llegar al centro. Sin embargo, estos barrios son seguros y poco concurridos, por lo que puedes dejar el coche con total tranquilidad.

Aparcamiento gratis en los centros comerciales

Los centros comerciales en general tiene grandes parkings y algunos pueden ser gratuitos, esto hará que ahorres un poco de dinero, dejando el coche en un espacio seguro y bien conectado.

Hay algunos centros comerciales de la ciudad que tienen parking gratuito sólamente por dos o tres horas, por lo que dependiendo de lo que debas hacer quizás no te convenga. Uno de ellos es Diagonal Mar en el Distrito de San Martí, que no está tan alejado del centro de la ciudad y bien conectado con metro y buses.

Otro de los centros que tiene parking gratuito limitado es L’illia Diagonal, en el Distrito de Les Corts, conectado a través de buses por la Avenida Diagonal con toda la ciudad y muy cerca de los puntos más emblemáticos de Barcelona.

También puedes conseguir unas horas gratis en Heron City, en Sant Andreu, mas alejado, pero con variedad de transporte público que te lleva hacia los distintos puntos de la ciudad.

Por último, el centro comercial Gran Vía 2 que se encuentra en L’Hospitalet de Llobregat, un barrio fuera de la ciudad, pero que se encuentra conectado con trenes y buses. Esta zona se encuentra cerca del aeropuerto El Prat y de la estación de trenes Sants, por lo que es ideal si necesitas estar conectado con alguno de estos, aunque también es el centro comercial más alejado del centro de esta lista.

Donde puedes dejar todo el día el auto de manera gratuita es el en centro comercial La Maquinista, en el barrio el Bon Pastor, con parking subterráneo y al aire libre abierto 24 horas, un dato muy útil. Este centro se encuentra más alejado, a media hora aproximadamente de la ciudad, pero te permite dejar el auto todo el día de forma gratuita, aunque no es considerada una zona muy segura.

Evalúa la opción de parking low cost

En una ciudad llena de gente y por lo tanto también vehículos, hay muchas opciones de aparcamiento de bajo presupuesto que puedes evaluar para dejar tu coche con más tranquilidad y seguridad, algunos  parkings de larga estancia como el del Aeropuerto de Barcelona presentan tarifas muy bajas, pero suelen estar algo alejados de la ciudad.

Hay variedad de aplicaciones y páginas web que puedes encontrar con ofertas para dejar tu coche todo el día y hasta conseguir un espacio muy cerca de donde te estés quedando o cerca de algún punto turístico de interés.

Ten cuidado con los espacios azules y verdes

Hay áreas o barrios en dónde puedes dejar el coche todo el día, sin miedo a ninguna consecuencia, pero también hay lugares marcados en la calle en donde debes pagar para dejar el coche, por lo que debes tener cuidado a la hora de estacionar.

Por toda la ciudad podrás ver espacios de parking en las calles de Barcelona pintados de azul o verde, esto significa que son espacios de pago o reservados en los que te caerá una multa si usas incorrectamente.

Por un lado, las zonas azules se pagan dependiendo del horario y día. De Lunes a Viernes hay dos franjas horarias, de 9 a 14 y de 16 a 20, y puede variar el precio según la zona. En lugares más concurridos, como puede ser el centro de la ciudad o las zonas de playa, incluso se paga los días de fin de semana y los festivos, asique ten cuidado.

Dependiendo de la zona, en los lugares de parking azul varía el tiempo de permanencia de 1 a 4 horas. Fuera de los días y horarios establecidos se puede aparcar de forma libre y gratuita. Infórmate en el parquímetro más cercano sobre las regulaciones de esa zona.

Los parking pintados de verde son los reservados para los residentes de ese barrio. Los residentes tienen una tarifa reducida, pero no exclusividad, por lo que se puede dejar el coche aunque con un límite de 2 horas de Lunes a Sábado entre las 8 de la mañana y las 8 de la noche.

Luego de ese horario se transforma en un espacio de parking libre, excepto en los espacios que están indicados explícitamente, reservados para residentes. Puedes chequear la regulación aquí www.areaverda.cat.

Si no tienes otra opción, puedes optar por las zonas azules a la hora de aparcar en las calles de la ciudad, pero ten en cuenta que debes pagar la tarifa correspondiente y estar atento al horario de su vencimiento.

Toma todas las precauciones necesarias

Además de evaluar que la zona sea segura a la hora de aparcar en las calles de Barcelona, debes tener en cuenta de no aparcar en zonas verdes o azules, sin pagar como ya te mencionamos anteriormente.

Pero también debes informarte sobre las distintas regulaciones en la ciudad que visites, para evitarte malos ratos con multas demasiado caras. En las calles de Barcelona puedes encontrar las áreas de carga y descarga, marcado con un zig-zag amarillo, y los carriles de bus, áreas en las que no se puede dejar el coche estacionado.

Además, no debes obstruir los tachos de basura de la ciudad ni estacionar en las esquinas, obstaculizando el tráfico, en ninguna zona, ninguno de los días de la semana.

Como cualquier gran ciudad, siempre es mejor optar por la vasta red de transporte público para moverte ya que te ahorra el tráfico y el tiempo que pierdes buscando un lugar para estacionar. Pero si realmente lo necesitas o solo estas de paso, ten en cuenta estas opciones de parking gratuito para ahorrar un poco en tu visita y cumplir con las leyes de la ciudad.

10 sitios originales que visitar en Barcelona poco conocidos

El turista que llega a Barcelona lo tiene claro sobre lo que la ciudad, con una marcada oferta cultural, de ocio y shopping, le puede ofrecer. Sin embargo, más allá de las compras en boutiques emblemáticas, más allá de la Sagrada Familia y de Las Ramblas o de los eventos y festivales de culto que son referencia hay mucho que ver.

Una oferta de lugares curiosos y muchas veces también con encanto que no pasarían el corte para figurar en un top 10 de los sitios más turísticos de Barcelona pero que seguro que alegrarían una estancia a más de un viajero (sean frikis o no).

Puestos a considerar una decena de esos localizaciones que podríamos considerar como de alterne, para alternar con las visitas tradicionales (no nos confundamos), nos quedaríamos con los de esta corta lista (y explicamos porqué):

– Jardín Botánico de Barcelona. El Botànic está situado en las faldas de Monjuïc y ofrece un recorrido por cinco regiones naturales del mundo con sus escenarios vegetales característicos. Catorce hectáreas para darse una vuelta por lo más verde del planeta sin salir de la Ciudad Condal.

– Museo de Carrozas Fúnebres. Una empresa funeraria de Barcelona ha creado un museo temático sobre transportes fúnebres antiguos. La colección incluye más de una veintena de coches y carruajes, algunos de ellos realmente sorprendentes.

– Hospital de Sant Pau. Se trata de un edificio sanitario construido en estilo modernista a principios del siglo XX. Un diseño original del arquitecto Domènech i Montaner que llama la atención por infinidad de detalles y por sus soluciones constructivas chocantes.

Patrimonio mundial

El edificio es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Tiene visitas guiadas y no hay que perderse su iglesia y sus viejos pabellones para enfermos.

– El Parc de la Creueta del Coll. El parque acoge una serie de obras plásticas de artistas clave del siglo XX. En esta zona verde se puede ver el ‘Totem’ de Ellsworth Kelly o el ‘Elogio del agua’ de Chillida. Pero también se puede disfrutar de un pequeño lago que en verano se convierte en una piscina pública que resulta ideal para padres con niños.

– Las Atarazanas Reales. Están ubicadas al final de Las Ramblas, frente al Monumento a Colón. Se corresponden con los antiguos astilleros reales y su origen hay que encontrarlo en el siglo XIII. También tiene exposiciones temporales que invitan a descubrir.

– CosmoCaixa. Es un museo de la ciencia con fondos tematizados, que se renuevan en parte con bastante regularidad y que ofrece exposiciones temporales muy llamativas. Se trata de un sitio ideal para experimentar y para que los más pequeños disfruten a sus anchas.

– La Torre de Collserola. Es una torre de comunicaciones situada en la parte más alta de la Sierra de Collserola. Lo que merece la pena es su mirador, que ofrece unas soberbias vistas de la capital catalana. El extra de una visita a la torre es recorrer los tramos de senderos que permiten deambular por la sierra y disfrutar de un entorno natural a dos pasos de Barcelona.

– Laberinto de Horta. Es un parque ubicado en el barrio de Horta que tiene un laberinto formado por setos con una única entrada y una sola salida. Perderse en él con niños en días de buen tiempo o en verano es la mejor recomendación.

– Museo del Chocolate. Un espacio expositivo literalmente para chuparse los dedos. El Museu de la Xocolata describe la curiosa historia del cacao y de su producto más popular, el chocolate. Para verlo también con niños.

– Refugios antiaéreos de Barcelona. La ciudad guarda bajo su suelo estructuras laberínticas que se corresponden con los refugios antiaéreos construidos durante la Guerra Civil Española. Dos de ellos se pueden visitar, son los del Refugi 307 y el de la Plaza del Diamante en el barrio de Gracia.

¿Cuál de estas visitas te seduce más?. Barcelona espera tu fascinación.

Monumento a Colón de Barcelona, 5 detalles que se saltan las guías

Monumento Colón

Foto Canaan.

El Monumento a Colón es uno de los iconos más conocidos y hasta más populares de la ciudad de Barcelona. De éso no hay duda. Pero pocos visitantes de la Ciudad Condal saben algo más que lo básico, que el monumento representa al gran navegante genovés descubridor de las Américas. Pero su estatua de siete metros, aupada sobre una larga columna de hierro negra, tiene su historia, no pocos significados ocultos y hasta sus controversias.

Éstas son cinco de las claves del Monumento a Colón de Barcelona que pocas guías recogen y que forman lo más sustancioso y granado de su historia mayor y menor:

  • El motivo de su construcción. El monumento se levantó en lo que en su día era la Puerta de la Paz en los fastos que acompañaron a la celebración de la Exposición Universal de 1888 en Barcelona. Y no como mucha gente cree para conmemorar el cuarto centenario del descubrimiento de América que sucedió cuatro años después de su inauguración, en 1892.
  • Dimensiones y significado. La construcción, concebida por Gaietà Buïgas y Monravà, tiene 60 metros de altura y está plagada de alegorías de los reinos españoles que son motivos decorativos que crearon una veintena de arquitectos y artistas. Hay esculturas en bronce como la del Almirante y otras de piedra. El monumento articula sus partes como en una narración. Las escenas del prólogo de la gesta colombina están en la parte inferior, en el basamento, y la alegoría del descubrimiento en la parte superior, en la reproducción de la imagen de Colón.Una escultura en bronce de la que es autor Rafael Atché.
  • Colón desorientado. La estatua de Colón y su problemática. El remate de la columna recoge, como se ha comentado, a Colón extendiendo brazo e índice derechos en lo que parece ser la dirección de América. Sin embargo, con una brújula en la mano, cualquier visitante puede caer en la cuenta fácilmente de que la figura toma justo en la orientación contraria.

No hay una explicación clara de los diseñadores sobre porqué es así, pero, a lo largo del tiempo se han tejido tres teorías. Una dice que el señalamiento es una metáfora, porque, como también es sabido, el Almirante buscaba un camino expedito para llegar a Asia, que es la dirección que marca.

Otra asegura que de haberse orientado hacia el oeste, hacia América, la figura habría extendido el brazo en dirección a la Rambla de las Flores, algo que el público con seguridad no habría entendido y que, con la misma seguridad, se habría convertido en la rechifla de los barceloneses. La última de las interpretaciones considera que hacia donde señala es hacia Génova, la capital que vio nacer a Colón.

  • Financiación. En principio, el monumento iba a ser sufragado con aportaciones particulares en colectas populares. Sin embargo, como esta fórmula resultó insuficiente, fue el Ayuntamiento de Barcelona el que tuvo que hacerse cargo de todo. Costó unos 18.000 euros al cambio y su presupuesto inicial fue ampliamente superado cuando concluyeron sus trabajos.
  • Interior. La columna del monumento está hueca y se puede acceder a la parte superior que forma un pequeño mirador gracias a cuatro escaleras de 6 metros de anchura. Ese mirador forma una plataforma de 17 metros de diámetro que adorna una decoración alusiva a la vida de Colón y que se sitúa a sus pies. El acceso no es practicable y, por tanto, su mirador no se puede visitar por razones de seguridad. Su diseño del siglo XIX no casa con las exigencias de seguridad y prioridades del siglo XXI.

El Monumento de Colón es uno de los imprescindibles de cualquier visita a la ciudad de Barcelona y todos los datos curiosos comentados lo convierte en una pieza aún más interesante. ¿Verdad que sí?.