Aeropuerto de Barcelona, un aeropuerto de vanguardia en Europa

El aeropuerto de Barcelona-El Prat ocupa una ubicación privilegiada, confinado entre los términos municipales de El Prat de Llobregat, Viladecans y Sant Boi y distante solamente tres kilómetros del puerto de la Ciudad Condal, así como en las proximidades del Consorcio de la Zona Franca, un referente entre las plataformas industriales y logísticas de España.

A grandes rasgos, puede decirse que representa un elemento clave y estratégico para la economía catalana, con especial hincapié en el ámbito de los negocios y el sector turístico, y a mayor escala se considera que ha adoptado el rol de enclave de referencia para el transporte dentro del contexto de la región euromediterránea: ello ha sido posible gracias a las progresivas y ambiciosas mejoras implementadas en sus infraestructuras y en la calidad de sus servicios.

La trayectoria del aeropuerto de Barcelona durante este incipiente siglo revela un vertiginoso incremento en el tráfico de pasajeros. Los 11.727.814 transeúntes con los que cerró 1995 se vieron de sobra triplicados en 2014, arrojando la cifra de 37.558.981, a lo que deben sumarse las 283.851 operaciones y 102.706 toneladas de carga que fueron comerciadas. Un balance que le hace estar en la élite del crecimiento de los más significados aeropuertos europeos, algo que hubiese resultado imposible sin contar con una capacidad operativa que en la actualidad se traduce en 90 operaciones por hora.

Si nos detenemos en analizar sus diferentes terminales, podemos extraer las siguientes conclusiones:
-La T1, con un tráfico diario que supera con creces los 100.000 pasajeros, asistidos por alrededor de 15.000 trabajadores, se caracteriza ante todo por gran complejidad logística, con un espacio extra respecto de sus dimensiones originales que le ha permitido doblar la capacidad total del aeropuerto.
-La T2 es el nuevo nombre con el que pasó a designarse la antigua terminal de Barcelona una vez ejecutadas las obras de mejora que este espacio demandaba para situarse al nivel del resto de infraestructuras. Obras que permanecen inacabadas aún en la actualidad, estando en marcha su acondicionamiento para dotarla del vanguardismo exigido tanto por pasajeros como por compañías aéreas. La T2 cuenta con 48 puertas de embarque y capacidad suficiente para operar anualmente, sin cuellos de botella, con la mitad de pasajeros que la T1.
-Por su parte, cuenta con una última terminal de algo más de 2000 m², gestionada por las empresas Executive Airlines y UTE Gestair-Assistair, cuyo destinatario en exclusiva de su servicio es la aviación corporativa. Dispone de excelentes instalaciones, con salas VIP y salas de trabajo para ejecutivos, así como servicios exclusivos independientes del resto del recinto.

Los gestores del aeropuerto de Barcelona-El Prat, fieles a su compromiso de cubrir el servicio con exigentes umbrales de calidad y seguridad, mantienen una línea de actuación basada en:
-Facilitar a los pasajeros los medios precisos para un cómodo y asequible transporte en los accesos de entrada y salida del aeropuerto y en el interior del mismo, especial importancia revisten los servicios de parking en el aeropuerto de Barcelona que facilitan accesos a diversos tipos de usuarios. Más información en https://www.reservarparking.com/es/aeropuerto/aeropuerto-de-barcelona-el-prat
-Ofrecerles toda la información fidedigna sobre los servicios prestados en el aeropuerto, diligente y eficazmente.
-Movilizar los medios humanos y materiales precisos para garantizar un servicio integral durante la estancia en el aeropuerto.

Para atender todas las necesidades de los usuarios, el aeropuerto de Barcelona-El Prat despliega una batería de recursos que garantizan un servicio plenamente operativo las 24 horas de todos los días del año.